Existe un tópico generalizado en la cultura española catalogado como “las cuentas del Gran Capitán”, que ha quedado para referirse a ocasiones en las que no se muestran claramente unas cuentas económicas, para una explicación pedida por algo a lo que no se tiene derecho, o cuando existe una relación poco circunstanciada en algún ámbito.

La anécdota, que algunos han asociado su divulgación a una obra de teatro homónima de Lope de Vega, sucede cuando al finalizar la Campaña de Nápoles durante las Guerras italianas, a finales de 1506, el Rey Fernando ‘el Católico’ le pidió cuentas de los grandes gastos en los que había incurrido a Gonzalo Fernández de Córdoba durante la misma. A Gonzalo no le habría sentado muy bien esta acusación y desconfianza por parte de Fernando hacia él.

Así, en presencia de Fernando, que desembarcó en la costa napolitana para consolidar el control de las posesiones italianas con el Tratado de Blois, el ‘Gran Capitán’ dando cuentas de los gastos, posiblemente en Castel Nuovo, dijo: “Por picos, palas y azadones, cien millones de ducados; por limosnas para que frailes y monjas rezasen por los españoles, ciento cincuenta mil ducados; por guantes perfumados para que los soldados no oliesen el hedor de la batalla, doscientos millones de ducados; por reponer las campanas averiadas a causa del continuo repicar a victoria, ciento setenta mil ducados;…”.

El ‘Gran Capitán’ iba leyendo diferentes partidas de este estilo de manera que los tesoreros del Rey empezaron a reír. Cuando el murmullo se fue diluyendo, dijo Gonzalo: “…y, finalmente, por la paciencia de tener que descender a estas pequeñeces del rey a quien he regalado un reino, cien millones de ducados”.

Esta desafiante respuesta que le dio a Fernando, ha sido vista a través de dos vertientes a lo largo de los siglos. Como resultado de esto, fue visto por algunos como parte de Leyenda Negra al reflejar el carácter orgulloso, temerario y desafiante de los generales españoles, y en su vertiente más positiva como muestra de las virtudes viriles relacionadas la raza española. Lo que se sabe seguro es que en 1507, Fernando remplazó a Gonzalo Fernández de Córdoba como Virrey de Nápoles al finalizar su viaje a Italia. Ambos, Rey y General, regresaron en la misma comitiva a España, en el caso del segundo después de una década fuera de la península.

Fuentes:

– ‘El Gran Capitán: repertorio bibliográfico’, Rafael Arce Jiménez y Lourdes Belmonte Sánchez.

– ‘Grandes estrategas de la historia’, Fernando Martínez Láinez.

– ‘Las anécdotas de la política. De Keops a Clinton.’, Luis Carandell.

– ‘Las cuentas del Gran Capitán’, Lope de Vega (http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/03695177566826206554480/p0000001.htm#I_0_)


¿Te ha gustado este contenido? si es así, ayúdanos a poder seguir ofreciéndote contenidos con esta calidad. ¿Y cómo puedes ayudarnos? muy fácil, haz click en el botón de aquí abajo, accede a nuestra página en Patreon y elige una de las tres opciones de mezenago que tenemos. Por muy poco, nos ayudarás a hacer mucho

Become a Patron!

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!

Categories:

Todavía no hay ninguna respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Instagram
No images found!
Try some other hashtag or username
Archivos
Categorías