El 22 de febrero de 1512, fallece Américo Vespucio; comerciante, explorador y cosmógrafo florentino al servicio de la Corona española, y Piloto Mayor de la Casa de la Contratación de Sevilla. Perteneció a la Orden Franciscana, y tuvo dos grandes obras: ‘Mundus Novus’, y ‘Carta a Soderini’.

Debido a los relatos de viajes recogidos en la ‘Carta a Soderini’, que hoy se consideran imaginarios en su mayor parte, se le atribuyó el Descubrimiento de América a Vespucio, en su viaje de 1497, por los autores de ‘Cosmographiae Introductio’, con gran difusión en el s. XVI. En el 1540, Nicolás Copérnico mencionó en su obra que América se llamaba así en honor de su descubridor. En España surgieron críticas. Sebastián Caboto acusó a Vespucio poco después de su muerte de haber mentido para apropiarse la gloria del descubrimiento del Nuevo Mundo.

Fray Bartolomé de Las Casas, que ignoraba que la Lettera probablemente no había sido escrita en realidad por Vespucio, acusó al florentino de “mentiroso” y “ladrón”, denunciando que había robado la gloria que, según él, le pertenecía por derecho al Almirante Colón:

“(…) [al] pretender tácitamente aplicar a su viaje y a sí mismo el descubrimiento de la tierra firme, usurpando al almirante Cristóbal Colón lo que tan justamente se le debía. (…) El nuevo continente debería haber sido llamado Columba, y no como es injustamente llamado, América.”

En su ‘Historia general de Indias’, De las Casas vapulea el nombre de Vespucio y niega sus logros, en vista de lo que considera un largamente premeditado plan de Vespucio para conseguir que el mundo le reconociera como descubridor de la mayor parte de las Indias.

Antonio de Herrera, historiador español del siglo XVII, identificó las falsedades de la ‘Carta a Soderini’. Durante el siglo y medio siguiente, la opinión mayoritaria fue que el nombre de América había sido consecuencia de un fraude. Fray de Espinosa, en una obra de 1623 resume el pensamiento de la España de la época sobre Vespucio:

“(…) él, refiere deberse llamar Colonia de Colón, y no América. Y no sé yo con qué fundamento se la haya usurpado Américo Vespucio, pobre marinero, que ni pasó a aquellas partes de los primeros, ni hizo cosa notable para que su nombre quedase eternizado con la gloria de semejante descubrimiento, pues él no fue quien lo hizo.”

El historiador escocés William Robertson, en su ‘Historia de América’ llama a Vespucio “un feliz impostor”. De la misma opinión fue el francés Voltaire. Solo en Florencia, ciudad natal de Vespucio, se siguió defendiendo su prioridad como descubridor del continente americano.


¿Te ha gustado este contenido? si es así, ayúdanos a poder seguir ofreciéndote contenidos con esta calidad. ¿Y cómo puedes ayudarnos? muy fácil, haz click en el botón de aquí abajo, accede a nuestra página en Patreon y elige una de las tres opciones de mezenago que tenemos. Por muy poco, nos ayudarás a hacer mucho

Become a Patron!

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!

Categories:

Todavía no hay ninguna respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Instagram
No images found!
Try some other hashtag or username
Archivos
Categorías